Los mini cheesecakes veganos por los que te casarás con los anacardos

¡Buenas tardes hortera!

Esta receta de mini cheesecakes veganos de limón se ha hecho de rogar y aquí la tienes, ¿oyes los fuegos artificales? ¿visualizas a Mauricio bailando el ¡tirí tirí tirí!? Yo sí (emoticono de fucker).

Menudos preliminares ha tenido la dichosa receta. Llevo poniéndote los dientes largos con ella durante muchos días, así que merezco que empujes mi introducción, le des una patada y despejes el camino hasta lo que realmente te ha traído hasta aquí, la maldita lista de ingredientes para hacer mi recetón. #modestiayo? #quevaaaaaaa

Pero antes de que te pongas violenta te diré que son veganos (¿no me digas?), sin gluten, sin huevo y aptos para todo aquel realfooder que no quiera saltarse el primer mandamiento. El de no comer ultraprocesados, hija, que pareces principiante.

Y ahora sí, vamos con ella.

 

IMG_7381

 

Ingredientes para 6 mini cheesecakes:

  • 200gr de anacardos remojados en agua 8h y escurridos
  • 125ml de limón exprimido
  • 1 cucharadita de esencia de limón
  • 101gr de dátiles medjoul deshuesados/11 dátiles aprox.  (a mí me gusta poco dulce, sino añade 2-3 más)
  • 1 cucharada/15 ml de aceite de coco derretido
  • Chorrito de agua

Ingredientes para la base de 6 mini cheesecakes:

  • 1 1/2 taza de frutos secos varios
  • 1 cucharada/15ml de aceite de coco derretido
  • 3 dátiles medjoul deshuesados
  • 1/4 de taza de boniato asado (lo puedes sustituir por plátano o calabaza asada)
  • Ralladura de cáscara de 1 limón
  • Sal
  • Canela al gusto

Ingredientes para la mermelada:

  • 1 taza de frutos rojos
  • Chorrito de leche de coco (es opcional, puedes utilizar un chorrito de agua)

 

Elaboración:

Precalienta el horno a 180 grados. Seguidamente, procede a elaborar la base del cheesecake. Mete todos los ingredientes en la batidora hasta que quede una masa pegajosa. Sobre un molde para cupcakes, presiona con los dedos una cantidad aproximada de masa para 2-3 cm de alto de galleta y mételo en el horno 15-20min, hasta que dore. Una vez que tengas la base, déjala reposar hasta que enfríe y procede a elaborar el cheesecake propiamente dicho. Mete todos los ingredientes excepto el agua, en la procesadora y bate. Seguidamente, ve añadiendo el agua progresivamente para conseguir una masa uniforme, cremosa y compacta. Si te pasas no”solidificará”así que be careful my friend. Una vez que la tengas lista, rellena los modes de cupcakes unos 4-5cm y reserva en el congelador. Mientras enfría, mete la fruta junto con la leche de coco en un cazo pequeño y chafa la fruta con un tenedor mientras calienta. Con la ayuda de una pala de madera, remueve la mermelada para que no se pegue mientras hierve. Y una vez que los grumos hayan casi desaparecido, reserva hasta que enfríe. Tras varias horas en el congelador, saca los cheesecakes y desmolda. Decora con la mermelada y varios frutos rojos (opcional) ¡y listo! Reserva en nevera o congelador (según lo que preveas que vayan a durarte).

Lo dicho,  que tú verás si quieres sucumbir al mal (el azúcar y sus derivados) o hacerte estos cheesecakes sanísimos para antojos de media noche, meriendas, desayunos o postres.

Ea, ya sabes lo que hay que hacer, ¿no? (la compra). Pues eso.

 

No Comments

Leave a Reply