Las tartaletas de fruta helada que harás con 3 ingredientes

¡Buenos días hortera!

Te veo sufriendo. Sufriendo mucho en la arena, mientras te haces la mítica foto de las salchichas piernas al sol. Sufriendo  muchísimo en el chiringuito de playa mientras, sudando como una cerda, aguantas tu mojito de fresa. Sufriendo mucho muchísimo, sí, demasiado…

Y mientras yo sufriendo de verdad.  En casa, encerrada en 80m de piso sin una mísera terraza, a 40 grados y acompañada de tres fieras peleándose por el mismo juguete, en bucle.

Así que como esta vida es muy perra e Instagram lo es más aun recordándome que el 95% de la población está en la playa, yo voy y me consuelo comiendo helado cual Bridget Jones mientras canto desesperadamente el “All by myself”. Y como la versión fit de la susodicha soy yo, he decidido cambiar el helado del “Häagen” por una tartaleta de fruta helada, sin azúcar ni edulcorantes, que está para hacerle un homenaje. Y que hombre, consolar consuela un poco.

Últimamente me llegan muchos mensajes por Instagram preguntándome dónde compro los ingredientes para tal receta o para tal otra. Así que no he querido complicarte la vida y he decidido simplificar (que ya tienes bastante con estar sufriendo en la playa).

¿Tienes fruta (la que sea), frutos secos (los que sean) y dátiles? (el aceite de coco, la bebida vegetal/leche y la canela, no cuentan porque son básicos basiquísimos), ¿si? pues ve remangándote que vamos allá con la receta.

Ingredientes para 2 tartaletas medianas (12 cm):

Para la galleta de ambas tartaletas:

  • 2 cucharadas de pasta de dátiles (dátiles deshuesados y previamente humedecidos, triturados en agua hasta llegar a una consistencia de miel). Por cierto, mamás del mundo (y no mamás), es ideal para utilizarla a modo de endulzante para yogures, batidos… #muertealazúcar
  • 1 taza de frutos secos, tostados o naturales, sin sal (yo utilicé almendras, pistachos y anacardos)

Para el relleno de la tartaleta de higos:

  • 1 puñado de arándanos congelados
  • 1 higo congelado en trozos
  • 1 chorrito de bebida vegetal (yo utilicé leche de coco) o leche entera o agua.

Para decorar la tartaleta de higos:

  • 1 higo congelado
  • 1 cucharadita de aceite de coco derretido
  • 5-6 arándanos

Para el relleno de la tartaleta de plátano:

  • 1 plátano pequeño congelado en trozos
  • 1/2 mango congelado en trozos

Para decorar la tartaleta de plátano:

  • 1 plátano
  • 1 cucharadita de aceite de coco
  • canela al gusto (opcional)

Elaboración:

Precalienta el horno a 180º. Tritura los frutos secos junto con la pasta de dátiles hasta que quede una consistencia pegajosa. A mí me gusta encontrarme los frutos secos en distintos tamaños, pero si no eres de las mías, tritúralos más. Engrasa ligeramente con aceite de coco los moldes de tartaletas y distribuye la masa por éstos presionando con los dedos. Una vez que ambos moldes estén recubiertos (base y laterales), mételos en el horno durante aproximadamente 10 minutos. Cada horno es un mundo, cuando estén dorados sácalos y déjalos enfriar.  Mientras tanto, parte el higo horizontalmente en varias capas (tiene que salirte unos 6 trozos). Haz lo mismo con el plátano (tiene que salirte unos 4 trozos). Calienta en una sartén una cucharadita de aceite de coco derretido y carameliza el higo y el plátano, vuelta y vuelta. Reserva y deja enfriar. Seguidamente procede a hacer ambos rellenos. Bate los arándanos y el higo congelados junto con el chorrito de leche de coco, hasta conseguir una textura de helado. Haz lo mismo con el plátano congelado y el mango. Rellena los moldes con ambos helados y decóralos con las frutas, previamente caramelizadas, a temperatura ambiente (que no sean los 40 grados de Madrid, gracias). En la tartaleta de higos, añade varios arándanos a modo de decoración. Y en la tartaleta de plátano, espolvorea canela. Desmolda y… ¡Marchando una de tartaletas!

Puedes comerlo al momento mientras escuchas música triste y cotilleas vidas ajenas en Instagram. Y entonces doy fe de que te comes ambas. Sino, conserva en congelador.

Bueno, pues hasta aquí la receta de hoy.  Nada complicada, con ingredientes que o tienes en la nevera/despensa o puedes comprar en el chino de la esquina.

Resulta realmente sencillo comer bien, si se quiere. Solo necesitas comprar lo que compraría tu abuela en el mercado y tener a alguien como yo para darte ideas tan brillantes como esta. #unademodestiaporfavor

¡Gracias por leerme!

2 Comments

  • Reply Bárbara 19 agosto, 2018 at 4:58 pm

    Me han parecido deliciosas las dos!!!
    Eres una artista
    Un besito

    http://www.elblogdebarbaracrespo.com/2018/08/electric-blue-blazer/

    • Reply Lis Valera 19 agosto, 2018 at 7:04 pm

      A ti otro bien fuerte! Gracias!!

    Leave a Reply