El banana bread, sin harinas ni azúcares, por el que tus hijos y tú me adorareis

¡Buenas tardes horteras!

Vengo una semana más con un recetón de los buenos: el clásico banana bread al estilo Lis. Todos los que he probado suelen ser muy secos (tipo pan) y el gran reto al que me enfrentaba cuando me disponía a crearlo, era que quedara esponjoso y húmedo, además de delicioso, claro.

Por supuesto, no lleva azúcares añadidos y, en este caso, tampoco edulcorantes. ¿Por qué? lo primero es obvio, el azúcar es el mal, y lo segundo porque no quería comérmelo a escondidas de mis hijos. Si eres madre sabrás que eso de comer sin compartir es misión imposible, así que si evitaba los edulcorantes (que no son inocuos), evitaba madrugones innecesarios para desayunar sola sin tener que batallar con ellos. ¿Hay algo más estresante que una madre “duermepoco” o “duermenada” (Noa, ya sabes), recién levantada sin café en vena, y rodeada por dos buitres ansiosos volando en círculos intentando robarte la comida (y la paz)? NA-DA. Así que esto lo solucionaba partiéndoles a ellos un trozo, sin remordimientos de mala madre por darles algo insano.

Es ideal para mamis desesperadas por hijos que detestan la fruta o madres paranoicas como yo, empeñadas en que coman frutos secos sin atragantarse.

Como te comentaba, yo suelo desayunarlo. Pero ahora que he empezado a entrenar, me como un trocito media hora antes de mi clase de boxeo, a eso de las 19h (hora en la que ya pueden venir a enterrarme), y revivo como el ave fénix.

Siempre que me pongo a escribir una receta pienso “bah Lis, déjate de cuentos que seguro que nadie se para a leer los primeros párrafos”. Así que no me enrollo más y paso directamente a lo importante. Allá va la receta:

IMG_3407

Ingredientes para el bizcocho:

  • 2 huevos
  • 1/3 taza de mantequilla de cacahuete (u otra mantequilla de fruto seco que te guste)
  • 1/4 taza aceite de coco derretido
  • 1/2 taza de plátano machacado(¡maduro! cuanto más maduro, más dulce saldrá el bizcocho)
  • 1/2 taza + 1 cucharada de harina de anacardos (u otro fruto seco que tengas por casa) (la harina la consigues batiéndolos en una procesadora)
  • 1/2 cucharadita de levadura en polvo
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato

Ingredientes para decorar el bizcocho:

  • 1 plátano partido horizontalmente
  • 1/3 taza de arándanos (la mermelada que se hace con éstos, es absolutamente opcional, puedes hacerla con cualquier fruta, o directamente obviarla)

Elaboración:

Precalienta el horno a 180º. Con la ayuda de un batidor de mano, mezcla todos los húmedos y bate hasta que quede uniforme. Por último, añade los secos. Engrasa el molde y echa la toda la mezcla. Sobre la masa, coloca el plátano partido horizontalmente, y mételo en el horno. Mientras se hornea el bizcocho (por aproximadamente 15-20min), echa en un cazo los arándanos y machácalos parcialmente con un tenedor. Cocina a fuego lento mientras remueves. Una vez que tengas textura de mermelada, retira y deja enfriar. Saca el bizcocho, deja que coja temperatura ambiente (que no sea la de agosto en Madrid), y échale por encima la mermelada. ¡Y listo!

Poco a poco, y con recetas como esta, conseguiremos ganarle la batalla al azúcar reeducando el paladar de los más pequeños (sobretodo aquellos que están acostumbrados a grandes dosis de azúcar diarias y apenas aprecian el dulzor de los alimentos reales). Prometo más recetas orientadas a los peques, ¿te interesa o paso un kilo?.

Cuando lo pruebes, porque espero que lo hagas, haz el favor de hacérmelo saber con un mensaje, un comentario en rrss o whatever your want, baby.

¡Gracias por leerme!

 

No Comments

Leave a Reply