Desaparecer a veces es de guapas

¡Buenas noches horteras!

Cúanto tiempo sin dejarme caer por aquí, pero es que mi vida en cuestión de días ha cambiado radicalmente. Y es que hace apenas un mes, en plena depresión post vacacional, mi cuñada (con la que tengo una relación prácticamente de hermana) me envió un whatsapp preguntándome por un tal Marcos. ¿Marcos? Y puse cara de emoticono pensante. Entonces, me vino a la cabeza una conversación que tuve con ella hace unos meses en la que le comentaba que si nuestro próximo hijo, planeado allá por el 2025, fuera varón (sí, estoy loca, quiero que me retengan menos IRPF), se llamaría Marcos.

Te puedes imaginar mi respuesta a ese mensaje, ¿no? Bueno, como seguramente no, respondí concretamente un: “no fotem (en catalán siempre suena más fino), que hoy me tiene que venir la regla y aquí sigo esperándola.” Pues eso, que llamé a mi marido histérica pidiéndole que me comprara un predictor aprovechando que salía de trabajar. Él, a diferencia de mí, tenía claro que era imposible (habíamos tenido cuidado), pero sabía que el precio del “runrun” era mucho más alto que los 10 euros que costaba la dichosa prueba.

Y ahora llega el párrafo en el que dejas de sufrir por saber qué pasa y te desvelo que sí, que hay un bichejo creciendo en mi panza, que espero mi tercer hijo y que por fin van a retenerme lo mínimo de IRPF en mi nómina. Cada vez que pienso en lo del IRPF, suena en mi cabeza un público americano aplaudiendo (todos sabemos que los americanos sienten euforia/aplauden violentamente como no lo hacemos nadie de otra nacionalidad).

Pero si eres una cotilla, quieres detalles y no te vale con el párrafo anterior, te diré que mi reacción no fue la mejor al ver las dos rayitas, que me eché a llorar como una idiota porque no es el mejor momento para nuestra familia. Yo sin curro, mudanza en mente, niña de nueve meses y hermano mayor de dos. Mi marido reaccionó mejor, aunque,  entre nosotras, todas sabemos que en momentos delicados los hombres se hacen los fuertes (como si llorar fuera de débiles), pero luego tardan más en asimilar.

Y seguro que te estás preguntando, ¿cómo lo sabía tu cuñada? ¿acaso es bruja? Pues es que ella tiene una sensibilidad especial para escuchar, ver y sentir aquello que otros no son capaces de percibir. Ella y yo, y unos cuantos locos de esta tierra, somos de esas personas que creen que nuestros seres queridos, aunque abandonen la tierra, si los pensamos, si vivimos en presencia de ellos, nunca se van. Y sí, hay un abuelo chivato que anda por ahí cuidando a los míos y confirmándome embarazos imposibles.

Estas últimas semanas no han sido fáciles. Preguntas idiotas, tales como: “¿pero seré capaz de hacerme cargo de tres bebés y hacerlo bien?”/ “si yo no soy de esas “buenas madres” con infinita paciencia, monísima de la muerte y horneadora de bollos compulsiva ¿cómo c*** voy a lidiar con esa responsabilidad?” me asaltaban continuamente y quitaban el sueño. Pero luego esas palabras de calma, pronunciadas con tanto cariño, de mi cuñada, me consolaban y me daban paz. Decían algo así como: “no te preocupes, Marcos viene en el mejor momento. Es un niño que viene a enseñarte mucho y es un regalo muy esperado por sus hermanos.” Una razón por la que no quería anclarme en mi estado de tristeza era porque no quiero que mi hijo crezca pensando que no era deseado. Eso se graba a fuego en los bebés, lo saben, incluso cuando ni siquiera han nacido. (Ahora es el momento de dejar de leer, si crees que se me ha ido la pinza del todo). Así que me puse las pilas, dejé de lamentarme, y cambié la palabra desgracia por bendición. ¿Acaso hay regalo más preciado que los hermanos?, definitivamente no.

Así que entre las vacaciones, el notición y sus lloros, el nuevo trabajo (sí, eso también) y la aparición de los primeros síntomas: náuseas, vómitos…, tengo abandonado lo que últimamente me daba tantas satisfacciones, mi blog.

Y después de mi disculpa formal, volvemos con nuevos posts, tutoriales y demás tonterías que hacen que tus trayectos de metro mañaneros, sean, como mínimo, entretenidos (aunque debes reconocer que cuando me pongo graciosa, devuelvo las ganas de vivir a cualquiera).

¿Sabes eso de que en cuestión de segundos puede cambiarte la vida, no? pues es tan cierto como que voy a ser una madre joven empujando carrito de tres y atormentada a preguntas como: ¿pero pusisteis medios?, ¿es deseado?, ¿tres? ya pararás, ¿no?… Gajes de madre rica (por lo del IRPF y eso) viviendo en un mundo de imprudentes y metomentodo, qué se le va a hacer. Por cierto, si se te ocurre alguna frase ingeniosa para dejar planchad@s a semejantes toca-p******, por favor, no dejes de dejármelo en los comentarios. Con las hormonas evoluciono como los Pokemon, en mi versión choni-maleducada a lo tronista viceversera, así que auguro que esto va a ser divertido…

¡Seguiremos informando!

¡Gracias por leerme!

 

 

 

18 Comments

  • Reply JuanAntonio 3 agosto, 2017 at 5:02 pm

    Enhorabuena, Lis!!!
    Bienvenido, Marcos!!!

  • Reply Vero 3 agosto, 2017 at 9:30 pm

    Eli!!! Muchisimas felicidades!! Serás (y eres) una super mami!!! Un besazo familia!!

  • Reply Núria 3 agosto, 2017 at 10:10 pm

    Felicidades bonita para ti, tu linda familia y Marcos ❤️ A los comentarios mejor oídos sordos, porque aunque el comentario sea muy ingenioso, es muy delgada la línea que te separa de ponerte a la altura de tu interlocutor… que a estas alturas resulta ser un maleducado.
    Besote grande y sí, se te extrañaba ?

    • Reply Lis Valera 7 agosto, 2017 at 9:40 am

      Gracias Nu! Es verdad que a veces es casi mejor callarse. Intentaré contenerme… jajaja

  • Reply Miriamhrdg 3 agosto, 2017 at 10:31 pm

    Felicidades Eli!!’ Como te comprendo los bebes sorpresa tambalean tus planes pero luego cuando los tienes en brazos no puedes imaginar una vida sin ellos! Un besazo!

  • Reply Sara Mehrgut 4 agosto, 2017 at 7:00 am

    ¡¡¡Muchisimas felicidsdes Lis!!!! Vais a hacerlo genial 😀 ¡Qué suertaza! ¡Ya sois cinco!

    • Reply Lis Valera 7 agosto, 2017 at 9:41 am

      Gracias Sarita! deseando verte!

  • Reply Raquel rr 4 agosto, 2017 at 7:44 am

    A las toca p******* que se creen asesores matrimoniales, solo decir que para la próxima le invitas a tu cama a ver si está de acuerdo o no…?? si es el mejor momento o mejor esperar…??????? Es q me pongo mala… Ole tu y tu marido!! Sois unos valientes!! En una sociedad q es mejor una tele de 100′ (q no está nada mal ?) q un niño, xq supone mucho gasto, vamos lo q cuesta la tele ? … que haya mujeres que prefieren dejar los huesos en un hijo q en una peluquería, y q encima tienen la capacidad de trabajar fuera!!! ????…Ese brillo en los ojos, y esos momentos de ver crecer a unos hijos, no lo dan mil mansiones y todo el oro del mundo.
    Mucha fuerza! Es difícil, pero eres una Valera??, no nos conocemos, solo conozco a Mar, y desde luego lo lleváis en el ADN yo te mando fuerzas desde Valladolid!! Pd. Necesitaba soltar lo de la asesora, es q llevo una temporada oyendo cosas tan absurdas, q no me extraña q te salga la choni q llevamos dentro ????

    • Reply Lis Valera 7 agosto, 2017 at 9:56 am

      Ay qué difícil es obviar los comentarios… Es verdad que hoy en día se tienen algunos lujos como necesidades y claro, tener más de dos hijos desajusta los planes y se pasa de presupuesto. Muchísimas gracias! Te agradezco tus palabras!!!!

  • Reply Maria 4 agosto, 2017 at 8:53 am

    Felicidades Lis. Mucho ánimo y a por todas. A disfrutar de la familia.

  • Reply Lidia 4 agosto, 2017 at 3:13 pm

    Congratulations súper mami!! te deseo lo mejor. Eres una campeona ??

  • Reply Cin 4 agosto, 2017 at 3:52 pm

    Deseando conocer a Marcos. Un niño con mucha magia.

  • Leave a Reply