Las 5 tendencias en moda baño que te hartarás a ver este verano

¡Buenos días horteras!

El calor parece que ha venido para quedarse y yo no hago más que pensar de forma obsesiva (yo siempre tan intensa) en la playita, coco-locos y hamaca. Bueno, y en el bikini/bañador que todos los años cae por estas fechas.

Hace un par de semanas unas amigas y yo, nos fuimos de despedida de soltera a la playa. Se nos ocurrió la magnífica y original idea (véase la ironía), de comprarnos uno de esos bañadores que están tan de moda y que a estas alturas invaden Instagram cuál epidemia. Sí, hablo de esa conocida, que tenemos tod@s, que vomita billetes de 500 y que curiosamente solo tiene amigas pivonazos (todo muy a lo película Chicas malas).  Y el estilismo elegido para la foto de postureo consiste en llevar esos bañadores cómodos a morir, hiper altos de tiro y que favorecen a ese 0,1% de la población que tiene un culo cual emoji de melocotón. Me refiero a esos culos cansados de tanta sentadilla, inmóviles a la samba y siempre firmes que lucen modelos, chicas fitness y alguna que otra desgraciada a la que escupiría por tener tan buena genética.

Nuestra experiencia con ellos fue incómoda a la par que dolorosa. ¿Dolorosa por qué? te preguntarás. Pues es que teniendo en cuenta que tienes que depilarte hasta el alma para ir decente por la vida, que cuanto más te mueves (y por movimiento me refiero también al simple hecho de estirarte para tomar el sol), más te tira la entrepierna y más difícil es de mantener el melocotón a buen recaudo, y que además (por si esto no fuera suficiente), con el roce, si eres de las que te depilas con cuchilla, vas a tener que rascarte hasta sangrar, pues sí, doloroso fue un rato largo.

Obviando tooooodo lo anterior, el bañador a lo vigilante de la playa, es cómodo, y ahora entiendo la expresión “cómodo a morir” o esa tan fina que nos solemos decir entre hermanas “te queda como el culo”. El hashtag #bañadoresvioladores lo inventamos nosotras después de nuestra experiencia, no te digo más.

A pesar de todos los inconvenientes con el susodicho, no pudimos haberlo pasado mejor. Así que te invito a ponerte uno, dos tallas más grande (sí, eso también fue parte de la aventura), y echarte unas risas con tus compañeras de tortura.

Aquí estamos todas divinas de la muerte, y discretas, muyyyy discretas

 

Y después de mi divertida experiencia, vamos a lo realmente interesante: las 5 tendencias en moda baño que verás, hasta aburrirte, este verano:

Corte a la cadera
: ¿No me digas? Sí, sí te digo. Creo que ya te he contado todo lo que opino sobre esta tendencia, pero lo que no te he dicho es que alargan las piernas cual flamenco. Así que si eres de las bajitas acomplejadas que caminan pasito a pasito (suave suavesssito) por este mundo, este corte te favorecerá muchísimo y ganarás en autoestima (o te echarás unas risas contigo misma por ridícula) cada vez que te lo calces. Su versión en bikini también es interesante y menos vista.



Escotes sideboob
: no te descubriré nada nuevo porque supongo que a estas alturas ya habrás hecho los deberes leyendo mi post acerca de las tendencias en moda de esta Primavera/Verano 2017. Así que, de sobras sabrás que este tipo de escote lo viene petando desde hace meses. Agradezco al cielo que Primark no lo incorporara a nuestro #bañadorviolador de despedida. Porque entonces ya sí que hubiera compensado ir a la playa nudista a lucir palmito del güeno.

Estilo lencero: E aquí lo más parecido a ir en ropa interior que verás este verano. Las transparencias, los encajes y los bordados invaden la ropa de baño y a mí me encanta (para noches de pasión desenfrenada). Además de todos los acabados que he nombrado, el color ropa interior de tu madre visón noventero de toda la vida, ese que queda sexy a rabiar, es el color estrella (viendo la foto de más arriba, te quedará claro de cuál hablo). Debo admitir que este estilo para la playa no me disgusta en absoluto, ya sabes que lo de dar la nota, es lo mío.

 

Escotes infinitos: tendencia apta para mujeres con mucha autoestima, ya tengan pechos pequeños o una buena delantera. Pero qué quieres que te diga, me parece que queda más elegante en mujeres post-lactancia (las mamis sabrán de qué hablo) o cuerpos aniñados, que en pechos generosos o rebosantes de silicona.

Volantes cansinos: a mis hijos pongo por testigo que como el año que viene se sigan llevando los volantes, me tiro por la ventana. Que son súper femeninos, que aportan volumen donde no lo tenemos… que sí que sí, que todo eso me lo sé, pero creo que ya viene siendo la hora de enterrar a la verdadera culpable de esta plaga, la flamenca de Whatsapp.

 

Pensarás que me estoy convirtiendo en la típica mujer de la cola del banco que solo se queja de lo mal que va el mundo (esa con la  que hacer terapia cuando te has cabreado con el marido o cuando tu hija ha decidido vomitar 3 segundos antes de salir de casa) pero no, me pongo en modo queja solo cuando los diseñadores de turno no se lo curran y no ofrecen opciones interesantes. Llevo viendo crochet, bragas-tanga, tiros altos y estilo marinero desde hace años.

Y llegados a este punto, es donde tiro de páginas web con diseños más novedosos y menos vistos, de diseñadores que son un@s monstru@s, como diría Rosario en La Voz, y que prefieren arriesgar a vender en masa y ganar pasta gansa.

Aquí os dejo los links de mis páginas favoritas (para que luego te atrevas a llamarme amargada):

http://www.gemmaalvarez.com

http://www.cantelisboa.com

http://www.midsommarswim.com

http://delmaar.com.au

http://oyeswimwear.com

Y dicho esto, espero que devuelvas ese bañador que te compraste en Calzedonia la semana pasada (mas te vale no haber desenganchado el plastiquito de la entrepierna, que sino ya sabes que no te devuelven el dinero, por la higiene y eso) y que aportes algo de originalidad a este mundo gris comprándote un diseño menos visto y por qué no, más atrevido.

¿Y tú? ¿finalmente vas a hacerme caso o vas a empeñarte en ir conjuntada con el resto de los humanos?

¡Gracias por leerme!

No Comments

Leave a Reply