G R A C I A S

¡Buenas noches hortera!

Hoy, y después de desnudarme en mi último post sobre la enfermedad contra la que lucho desde hace doce años, es el turno de darte las gracias. Todavía tengo un nudo en la garganta cuando pienso que, después de estar muchos años en la sombra, intentando ocultar mi enfermedad por resultarme motivo de vergüenza, he tenido el valor de darle voz a lo que viene siendo mi cruz desde mi adolescencia.

Me siento absolutamente abrumada por tantos (¡muchos!) mensajes de cariño y agradecimiento. Tanto que no he podido contenerme y, con este post, dirigirme directamente a ti para darte las gracias.

A lo largo de estos últimos doce años, me he topado con gente maravillosa que, cuando yo era incapaz de luchar por mi vida, ha estado ahí y nunca dejaron de apostar por mí. Desde mi familia, hasta amigos, compañeros de terapias y parejas.

No fue fácil mantenerse a mi lado. Me sentía tan poco protagonista de mi vida, tan poco en la tierra, que hacía daño (en forma de desprecios) a los que querían ayudarme.  Mi mundo interior era tan absolutamente complicado de sobrellevar que cosas tan sencillas como levantarme de la cama para ir al hospital o darme una ducha, pasaba porque tuvieran que levantarme tirándome de los pies o enfadarme (cual episodio de “Hermano Mayor”) con mi hermana pequeña por meterme en el baño.

Después de unos años, y consciente de todo el sufrimiento que acarreó mi enfermedad a los míos, decidí reunir a mi familia para pedir perdón y agradecer a partes iguales, todo lo que hicieron por mí. Parte de mi recuperación era mérito suyo, y así se lo hice saber. Les invité a cenar a un restaurante dos días antes de mi boda y les leí una carta que simbolizó el cierre de una etapa muy dolorosa, para dar paso a otra infinitamente más feliz. Hoy, vuelvo a agradeceros cada muestra de amor. Y aunque me pase la vida agradeciendo, jamás podré pagar que me devolvierais las ganas de vivir.

Gracias a ti que me estás leyendo, que seguramente no me conozcas o sí lo hagas, pero que estás perdiendo 5 minutos de tu día en saber qué tengo que decir. Además de los otros 5 minutos que empleaste, en dejarme palabras bonitas en redes sociales y aquí en mi blog, con motivo de mi antiguo post.

Gracias a ti, Mireia, madre de Miryam, por esas palabras en el funeral de tu hija, dichas con tanta entereza, y que tanto recuerdo ahora que soy madre. Decían así: “Los hijos son un regalo, sí, pero son solo un préstamo de Dios. Los padres tenemos la obligación de educarles y enseñarles el camino, pero no son nuestros. Llegado el momento, hay que devolverlos.” Las tengo grabadas a fuego y no me olvido de ellas.

Gracias a ti Miryam, por ser la luz que guía mi camino. Después de tu muerte, apareciste en tomas de decisiones que, con el tiempo, marcaron mi vida. Conocer al que hoy es mi marido, fue cosa tuya y las dos lo sabemos, no te hagas la loca. Tu forma de agradecerme mi presencia en tus últimos momentos, está sobradamente recompensada por haber puesto tanto AMOR, en mayúsculas, en mi camino. Gracias tesoro, cuando te vea te como a besos.

Las personas somos nuestras vivencias, y vivo en constante presencia de la muerte. No puedo colgar el teléfono a los míos, sin soltar un “te quiero”, por si no vuelvo a hablar con ellos. Conducir sin miedo, sigue siendo una asignatura pendiente. Y poder ver películas en las que hay accidentes de tráfico sin transportarme a esa carretera de Lérida, sigue siendo difícil. Pero el balance de mi vida es positivo. Tengo motivos, en forma de carcajadas infantiles y culillos bailongos minúsculos al son de intros de telediario, por los que sonreír todas las mañanas, así que no puedo pedir más y no puedo sino agradecer tanta felicidad.

Much@s de los que me seguís, me habéis pedido que cuente en qué consistió el tratamiento al que me sometí en el centro abb de Barcelona y que tan importante fue para mi mejoría. Prometo escribir sobre ello, pero por ahora, dejo este tema para dar paso a lo que viene siendo la tónica general de mi blog, maquillaje, moda, fitness y ¡mucho humor! Así que la semana que viene voy con todo, promised.

Y vuelvo a repetir algo que ya dije por redes sociales: Ser sincera (dando el poder a la gente de que te haga daño) y solo recibir muestras de cariño, es de agradecer.

Mi mundo está lleno de gente excepcional, y tú, leyéndome, formas parte de él.

¡Gracias, SIEMPRE, por leerme!

 

 

8 Comments

  • Reply Agata 8 junio, 2017 at 10:58 pm

    Gracias a ti por compartir todo esto.
    En estos 12 años te había perdido un poco la pista y me alegro de haber visto tu post por facebook. No sabes la ilusión que me ha hecho saber que estás bien, a pesar de todo.
    Un abrazo! y enhorabuena por tu trabajo!

    • Reply Lis Valera 8 junio, 2017 at 10:59 pm

      Gracias Agata! Te sigo de cerca y me encanta verte. Un beso fuerte!!

  • Reply JUANANTONIO 8 junio, 2017 at 11:10 pm

    Gracias a ti por tu valentía, gratitud, entereza, empatía, buen humor, deportividad, sinceridad, amor, amistad, optimismo, resiliencia, buen gusto, sentido común, superación, profesionalidad, sentido sobrenatural, sencillez y honestidad. Un fuerte abrazo.

    • Reply Lis Valera 8 junio, 2017 at 11:12 pm

      ¡Madre mía! ¡¡¡Muchas gracias!!!

  • Reply Maria Batlle 8 junio, 2017 at 11:13 pm

    Eli..me ha impresionado mucho el post. ¡Eres una luchadora nata! Me ha ayudado mucho.A mi también me marco de una manera muy honda el accidente de Myriam. Fueron momentos muy duros pero llenos de luz. De Myiriam he aprendido tantas cosa…y aun sigo hablando de ella para que la gente se de cuenta de la importancia de una vida senzilla pero llena de Amor. Es impresionante como ella dejo actuar a Dios y ¡que vida tan fecunda! Solo decirte: GRACIAS

    • Reply Lis Valera 8 junio, 2017 at 11:15 pm

      Aish Maria… es verdad que solo quien conoció a Miryam puede hacerse cargo de la grandísima persona que fue. Gracias a ti por tus palabras. ¡Un abrazo!

  • Reply Chío 9 junio, 2017 at 9:25 am

    Gracias Lis por abrirte tanto, me ha llegado mucho! Tu lucha nos ayuda a todas!
    Por cierto, no sabia que ya eras mamá! Qué alegría! Un besote y gracias por tu testimonio!

    • Reply Lis Valera 9 junio, 2017 at 9:28 am

      Gracias Chío! Sí! De dos preciosos bebés! Un besito y gracias por el comentario, a mí sí que me llega tanto cariño

    Leave a Reply