Los 7 looks más originales de la gala de los MET

¡Buenas noches!

Mañana es viernes pre-puente madrileño y estoy de buen humor. Sin embargo, como hablar de lo re-monísimas  y estilosísimas que van las celebs resulta aburrido (ya sabes que yo soy más de reírme hasta de la madre que me parió), hoy te traigo mi selección de los looks más originales/raros de narices, que llevaron las protas del evento a la gala de los MET.

Si a estas alturas no sabes de qué va esto de los MET, te obligo invito a que le eches un ojo a mi último post de maquillaje donde te lo explico de manera más detallada. Si eres más vaga que el suelo y pasas de leer más de lo necesario, te diré que lo único que debes saber es que las invitadas tienen que ir vestidas y maquilladas haciendo su particular homenaje a Rei Kawakuwo (la diseñadora japonesa de Comme des Garçons). Ea, ya tienes información suficiente para seguir leyendo. Así  que voy al lío con los 7 looks más originales del evento del año:

Katy Perry: Una de las protagonistas indiscutibles de la noche fue la cantante californiana y a la vista está el porqué. Se plantó uno de esos modelos de Galliano para Margiela que no dejan indiferente a nadie. Lo de los retrovisores a los dos lados de las orejas me tienen to’ loca, pero mirándolo bien, con tanta tela, deben ser muy prácticos para evitar comerse el suelo. Lo de las antenas parabólicas lo tengo menos claro, a no ser que quiera comunicarse con el espacio exterior, me da a mí que están puestas por estética (intuición de fashionista).

Esta elección, para una gala en la que las estrellas se pelean por el premio a la más hortera original, es perfecta. Ahora, yo recién levantada,  me la encuentro de esta guisa al final del pasillo de mi casa, y pies para qué os quiero.

 

 

Hermanas Olsen: Desde la película “Dos por el precio de una” como que les tengo cariño, pero creo que no acabaron de entender muy bien de qué iba la cosa (eso, o le hicieron la peineta a la japo de mala manera). Ese estilo boho chic festivalero a lo Coachella, nada tiene que ver con la temática de la gala, pero si Mary- Kate me mira con esos ojillos de perro apaleado, ¡¿cómo no voy a perdonárselo?! (sin embargo su hermana no parece tener el c*** pa’ fiestas, ¿no te parece?)

 

 

Amy Fine Collins: para esto no tengo palabras, así que voy a dejar a mis amigos de la RAE que me presten la definición para describir esta imagen. Dícese de aquella persona o cosa que destaca por su fealdad, desaliño o apariencia ridícula o grotesca. Gracias señores, no lo podría haber dicho mejor. La palabra “esperpento” no puede ser más acertada. Para que luego me digan que me excedo con las críticas… ¡los del diccionario sí que se pasan!

 

El travesti confundido y yo, sonreímos igual. Complejo de dientes alimentado por comparaciones con el burro de Shrek, crueldades de marido chistoso

Solange Knowles: desde aquí hago un llamamiento a mi querido Amancio. Hablo en nombre de todas las féminas (y no féminas) cuando digo que necesitamos ese abrigo/colchoneta versión low cost para las siestas de los lunes en la ofi. ¿No sería ideal eso de hacerse un rosquito, después de comer, y echarte una siestecilla con ese plumas tan hermoso? Bromas aparte, yo con Solange no puedo pasarme, suficiente tiene la pobre con ser la Beyoncé de marca Hacendado. Y es que a mí me pasa lo mismo con mi hermana Elia, somos parecidísimas (sus hijas nos confunden) pero yo soy de marca blanca. Ojo, por dentro somos igual de buenas, pero por fuera ni Solange ni yo estamos a la altura, así que para evitarme comentarios tipo “tía, cómo te pasas” propongo hashtag solidario #todassomosSolange.

 

La hermana de la QueenB también está de lunes, su cara la delata y sino que se lo digan a su peluquero

Rihanna: OLE y OLE y OLE. Eso es ir favorecida y lo demás son tonterías. Lo de menos es más, en este caso no se cumple, y como a mí me encanta el exceso (aunque suponga ir haciendo el ridículo), me declaro fan absoluta de su estilismo (por no hablar del maquillaje, porque ¡mamma mia! ¡qué cosa más bonita!) Si eres tan cotilla como el resto de los mortales, sabrás que el año pasado tampoco decepcionó con un vestido color amarillo tortilla (pero de esas hechas con huevos de corral. Amarilla,  amarilla, vamos) con una cola ideal para hacer pis sin ayuda (la cantante confesó no poder caminar sola, como para tener una emergencia “bañil”). Como mínimo, y para evitar tragedias, seguro que se puso un enema antes de salir (como cuando vas a parir y quieres evitar traumas al marido). Pero si crees que exagero, más abajo te dejo la prueba.

 

 

 

 

Donatella Versace: Obviando el exceso de cirujía, porque básicamente eso ya no tiene remedio, ese vestido brilli brilli a juego con las californianas amarillo pollo, son como un poco too much ¿no? Si combinar zapatos y bolso es cosa del pasado, ¡¿cómo conjuntas pelo y vestido, alma cántaro?! Aunque no sé de qué me extraño, ella es de extremos en todo. O va bronceada como un Dorito Tex Mex o va blanca, casi transparente, con un pie en la tumba. Y lo mismo pasa cuando juzgamos sus outfits en la alfombra roja. La cuestión es que no decepciona, y eso nos da vidilla para seguir comiendo pipas, cual abuelos en un banco, mientras la destripamos. Así que ni tan mal, oye.

 

 

Jaden Smith: Así, a simple vista como que parece que nada llama excesivamente la atención, aunque esos botines de tacón y piel pulida, me chirrían una chispa, pero no, no es eso lo que destacaría del estilismo. El hijo de Will lleva a modo de complemento unas rastas (sí, rastas) y o se me escapa algo o yo diría que Jaden nos está tomando el pelo  (lo siento, pero me lo ha dejado a huevo). Así que chicas y chicos que me leéis, cuando vayáis a cortaros las puntas, pedid que os hagan un ramillete con los mechones que os sobran (eso sí, procura que no haya pequeños seres habitando el ecosistema). Es el último grito (de terror) y a la vista está. Cuánto tenemos que aprender del hijísimo…

 

 

Y después de esta sesión de “rajeo famosil”, a ver cómo hago para limpiarme el karma. Voy a tener que hacer muy buenos actos para poder redimirme después de estos dos últimos posts sobre la gala de los MET. Pero, ¿no te parece que con semejantes modelitos, me lo ponen a huevo?

Hace poco, una de mis hermanas me comentó que había leído un estudio sobre la importancia de pasar tiempo con las amigas (hablo en femenino porque el estudio lo hacía sobre mujeres), y estos últimos posts pretendo que sean precisamente eso. Un encuentro con esa amiga cachonda de toda la vida, con la que rajar hasta cansarse y que tan buenos ratos te hace pasar. Espero estar a la altura, pero si tengo que afilar más los cuchillos, házmelo saber con un comentario.

 

¡Gracias por leerme!

 

4 Comments

  • Reply Laura Aguilera 12 mayo, 2017 at 3:11 pm

    Jajajajajajaja te has quedado agusto!! Me he reído mucho con lo de el teavesti confundido! ?

    • Reply Lis Valera 12 mayo, 2017 at 3:13 pm

      Siiii! Con dos bebés en casa, es mi terapia para descargar jajjajaj

  • Reply Damaris Lopez 15 junio, 2017 at 4:53 pm

    Encantada con todo lo que escribes, te felicito.

  • Leave a Reply